La profesora de la UAH Primitiva Bueno es comisaria de una exposición dedicada a los Ídolos

Jueves, 24 diciembre 2020

Primitiva Bueno Ramírez es Catedrática de Prehistoria de la Universidad de Alcalá y es comisaria de la exposición ‘Ídolos. Miradas milenarias’ que se puede visitar en el Museo Arqueológico Regional hasta el 10 de enero. Una muestra que reúne 226 piezas procedentes de 20 museos y colecciones de España y Portugal. Estos ídolos son las primeras expresiones artísticas de la figura y el rostro humano de la Prehistoria en la Península Ibérica, entre los años 5.600 y 2200 a.C., y se pueden interpretar como el origen de la religiosidad o la jerarquización social.

Es un privilegio poder contar con la sabiduría de Primitiva durante el recorrido a la exposición de la que es comisaria, junto con Jorge A. Soler Díaz. La exposición es fruto de la colaboración entre la Comunidad de Madrid y la Diputación de Alicante, a través del Museo Arqueológico Regional y del Museo Arqueológico de Alicante.

Los ídolos son figuras antropomorfas muy esquemáticas que representan el cuerpo y el rostro humano en la Península Ibérica y que han sido creadas en muchos materiales como piedra, pizarra, cerámica, huesos de falanges de animales, marfil e incluso oro. Además, algunas de ellas aún conservan restos de lo que pudieron ser sus vestimentas hechas son tejidos orgánicos.

Existen Ídolos de muchos tipos, con forma de cilindro, bitriangulares…Destaca en ellos la representación de los llamados ‘ojos sol’: ojos humanos con círculos muy grandes rodeados de radios como si fueran este astro. Algo común también son unas líneas diagonales debajo de los ojos, que podrían ser tatuajes y que incluso podían estar pintados, como muestran algunos vestigios de las piezas, aunque también podría interpretarse como una máscara dibujada.

Las técnicas de trabajo son sofisticadas. Aplicaciones pictóricas, grabados profundos de pequeño tamaño e incluso pirograbado, demuestran la maestría de quienes las realizaron.

Idolos
Una de las figuras que adorna la entrada a la exposición

En la muestra encontramos muchas más figuras femeninas, incluso en diferentes épocas de su edad fértil, que masculinas. Es la primera vez en la historia en la que se pueden encontrar estas representaciones tanto en escultura, en figuras pequeñas que podían ser usadas como colgantes o aquellas más grandes que formaban parte de altares, como en pintura. La excavación del sepulcro de Montelirio, en Sevilla, aporta enterramientos mayoritariamente femeninos, cubiertos por largos mantos hechos con cuentas y coloreados de rojo. En sus huesos se detectaron altas cantidades de polvo de cinabrio, un mineral compuesto en un 85% por mercurio y 15% de azufre, por lo que es altamente tóxico. Los cadáveres se encontraban en una cámara rodeados de soportes pintados en rojo y negro donde sobresalen varias figuras de ojos-soles que acompañaban a las fallecidas envenenadas por el cinabrio.

La exposición hace un recorrido por los distintos lugares donde se han encontrado los Ídolos, todos ellos cotidianos, como cuenta Primitiva: recintos amurallados, hogares, canteras de extracción de materias primas o diversos tipos de estructuras funerarias ‘y es que la muerte también forma parte de lo común’. Estos lugares nos aportan pistas sobre su uso, estaban siempre cerca de las personas que se sentían representadas u protegidas por ellas, hasta el punto de que se enterraban con ellas. Las materias primas de las que estaban hechas eran muy diferentes y su lejanía o su riqueza podía ser ‘una forma de ostentación’.

El trabajo de muchos años de Primitiva se refleja en esta muestra, al igual que el de Jorge A. Soler, apoyado en los equipos del Museo Arqueológico de Alicante y el Museo Arqueológico Regional de Madrid. 'El pulso y nivel de la investigación ibérica se aprecia en la exposición mediante la generosa colaboración de muchos de los grupos de investigación que han documentado arqueológicamente algunos de los más importantes yacimientos ibéricos’.

Próximamente la exposición viajará a Portugal, al Museo Arqueológico Nacional en Lisboa, y ojalá recorra muchos más lugares para dar a conocer estas impactantes figuras tan desconocidas al público.