Un Catedrático de la UAH, nombrado Académico de Número de la Real Academia Nacional de Medicina de España

Viernes, 18 junio 2021

Francisco Javier Burgos Revilla ha sido reconocido recientemente con este nombramiento para ocupar el sillón nº14 de esta Institución en la especialidad de Urología. Aparte de ser Catedrático de la UAH, su trayectoria asistencial e investigadora ha estado íntimamente ligada al Servicio de Urología del Hospital Ramón y Cajal, siendo actualmente jefe de Servicio, y responsable del Grupo de Investigación Quirúrgica en Urología y Trasplante Renal del Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria (IRYCIS).

También forman parte de esta Academia otros profesores que han estado vinculados a la UAH en el pasado. Es el caso de la profesora  María Castellano, que fue Catedrática de Medicina Legal y Forense de la UAH hace años y el profesor José Miguel García Sagredo, antiguo Jefe de Genética Médica del Hospital Ramón y Cajal y Profesor Asociado de la UAH en el pasado.

- Primeramente, nos gustaría darle la enhorabuena por su nombramiento, ¿qué significa para usted este reconocimiento?

Muchas gracias. Es un reconocimiento no solo personal sino también institucional para lo que son mis dos lugares de trabajo: el Hospital Ramón y Cajal y la Universidad de Alcalá. Por tanto, entiendo que es un reconocimiento que debe ser compartido por todos.

Que la Real Academia Nacional de Medicina haya contado conmigo como representante de mi especialidad es una noticia agradable, ya que es una Institución muy prestigiosa y lo que más pongo en valor es el hecho de que sea reconocido el modo de concebir la Urología del Servicio del Hospital Ramón y Cajal, así como la aplicación clínica del mismo. Es una práctica moderna de la Urología, que en el ámbito asistencial está organizada en unidades funcionales; así como de un grupo de investigación propio consolidado dentro del Instituto de Investigaciones Sanitarias del Hospital, el Grupo de Investigación Quirúrgica en Urología y Trasplante Renal. 

El nombramiento ha sido inesperado y no entraba dentro de mis expectativas. Hasta el momento actual tan sólo había asistido a algunos actos en la Academia y entendía que ésta era una institución que reconocía a personalidades con una trayectoria relevante. Sin embargo, veo que dentro de la Institución prolifera un espíritu que promueve el nombramiento de médicos que estando aún en activo, puedan aportar mayor actividad y dinamismo en la Academia.

Mi intención es colaborar en las sucesivas reuniones para que la Academia sea una radiografía lo más fiel posible de la Medicina actual, intentando colaborar a la actividad científica en la misma, así como crear también grupos de trabajo en áreas concretas. 

FJ Burgos Nuevos Doctores
 

- ¿Cuál es el cometido de los Académicos?

La asesoría en los ámbitos de la educación, la actividad asistencial y la investigación en el mundo de la Medicina, así como la asesoría jurídica cuando ésta fuese requerida. También hay propuestas para la elaboración del diccionario Panhispánico de términos médicos con marcas geográficas de los mismos, así como la creación de un banco de imágenes médicas y la conservación del Museo de la Medicina.

- ¿Cómo ha sido su trayectoria como investigador y como docente en la UAH?

Me formé en la Universidad Autónoma de Madrid, donde finalicé los estudios de Medicina en el año 1981. En ese momento me examiné del MIR y, a pesar de que en aquella época había pocas plazas, tuve la fortuna de ser la primera persona en escoger la especialidad de Urología ese año. Acabé mi especialidad en el Hospital Ramón y Cajal en el año 1987 y estuve trabajando en una Unidad de Endourología y Litotricia en espera de tener opción a trabajar en un gran hospital. También completé mi formación en Estados Unidos hasta que obtuve la plaza de médico adjunto en el Hospital Ramón y Cajal. Mi historia está marcada por una decisión muy firme de quedarme en este hospital, a pesar de que tuve otras ofertas, ya que en este centro me dejaban participar en el programa de trasplante renal, que siempre fue una de mis inquietudes.

En cuanto a la trayectoria docente, he estado vinculado desde 1992 a la Universidad de Alcalá, habiendo obtenido la plaza de Profesor Titular en 2002 y la de Catedrático en 2011 tras acreditación por la ANECA un año antes. Desde el año 2014 desempeño la labor de Vicedecano Adjunto, habiendo sido director de 14 Tesis Doctorales.

En el año 2010 me presenté a la Jefatura de Servicio de mi hospital, con lo cual he tenido la fortuna de trabajar en un hospital que tiene líneas de investigación clínica en los diferentes ámbitos de la Urología: Uro-oncología, Trasplante Renal, Litiasis o Urología Funcional; al tiempo que ofrece la posibilidad de desarrollar modelos experimentales quirúrgicos relacionados con las inquietudes de la práctica clínica, fundamentalmente en trasplante y preservación renal.

Me parece que el perfil más atractivo para la investigación en el ámbito de la cirugía es el que surge de la combinación de las investigaciones clínica y experimental, lo que ha permitido crear nuestro propio Grupo de Investigación en el Instituto que está encuadrado en el Área 3 de Enfermedades Crónicas y Cáncer. 

El desarrollo de una actividad asistencial intensa, una inquietud investigadora sostenida en el tiempo y una vocación docente firme ha posibilitado que seamos un centro certificado por la European School Urology para la formación de urólogos europeos en trasplante renal. 

No siempre lo que uno diseña acaba cristalizando, pero en este caso se ha sumado todo en un mismo centro: un hospital potente en la Comunidad de Madrid y un Instituto de Investigación Sanitaria en el que colabora la Universidad de Alcalá. Por ello, creo que la invitación de la Academia es un reconocimiento a un modelo de ejercer la especialidad.

- ¿Qué consejos podría dar a los estudiantes de Medicina que quieran dedicarse a la Urología? 

El primer mensaje sería que la dicotomía de muchos estudiantes sobre elegir una especialidad médica o una especialidad quirúrgica se resuelve en la Urología, ya que ésta es una especialidad médico-quirúrgica, lo que permite desarrollar de modo simultáneo ambas áreas de la Medicina. Posee facetas especialmente médicas como la uro-oncología, la fisiopatología del metabolismo de la litiasis o el manejo de la infertilidad, pero al mismo tiempo tiene aspectos puramente quirúrgicos con muchas versiones de actividad quirúrgica: desde las cirugías abierta, laparoscópica o  endourológica del tracto urinario, hasta la cirugía robótica, la microcirugía o la cirugía vascular en el ámbito del trasplante. Por tanto, es una especialidad quirúrgica que tiene un abanico tan amplio de aproximaciones técnicas, que realmente agrupa muchos tipos de práctica quirúrgica.

La Urología es una especialidad desconocida en algunos aspectos porque la docencia de la misma en nuestro país es muy variopinta. De hecho, aunque está reconocida desde hace años como un área de conocimiento independiente, y en nuestra Universidad se explica y se evalúa como tal, es cierto que otras Universidades españolas no es así, explicándose en distintos bloques docentes asociada a otras disciplinas.

El segundo mensaje que me gustaría dar a los estudiantes es que, tanto desde el Servicio de Urología del Hospital Ramón y Cajal como desde la Universidad de Alcalá, estamos abiertos a que los alumnos nos visiten en cualquier ocasión, no solo durante el periodo de prácticas, sino en cualquier otro momento, independientemente del hospital en el que hayan estado asignados.

Finalmente, en mi tercer y último mensaje me gustaría decirles que cuando uno escoge una plaza de MIR para hacer la especialidad hay que ser ambicioso. Esto es, más allá de la comodidad geográfica, uno tiene que valorar que sea un centro donde esa especialidad tenga un nivel de calidad alto, aunque eso implique trabajar duro en todos los ámbitos. Los 5 primeros años de formación en tu especialidad son los que van a marcar tu expectativa posterior tanto profesional como personalmente. Es el primer escalón que marca el rumbo. Es un desafío estupendo en el cual hay que ser ambicioso.