En el ámbito científico y cultural existe un debate creciente sobre si la Tierra ha entrado en una nueva era en la escala del tiempo geológico, que sus defensores denominan ‘Era Antropocena’ y cuyo inicio sitúan en la explosión de la primera bomba atómica (16 de julio de 1945), aunque sus orígenes datarían de mucho antes.

Los partidarios de esta teoría defienden que, en apenas dos siglos, los humanos han transformado la Tierra de tal modo que se ha producido un cambio que alterará el planeta para los próximos millones de años. Sin embargo, otros expertos

Amelia Calonge.
rechazan esta idea.

En esta entrevista, la profesora de Geología, Amelia Calonge, aporta su visión sobre este debate.

-¿Qué se entiende por Era Antropocena y por qué hay tanta discusión en la comunidad científica sobre si hemos entrado o no en otra era?
- Las eras geológicas son unidades de tiempo de gran envergadura (decenas a cientos de millones de años) que se identifican por el conjunto de rocas que se depositaron durante ese tiempo.
Lo que llamamos erróneamente Era Antropocena se correspondería con el período de tiempo en el que la influencia del hombre es determinante sobre la historia de la Tierra. Se mire por donde se mire, el ‘Antropoceno’ es un término perfectamente asumible desde el punto de vista cultural, pero del lado de la ciencia es más que probable que nunca llegue a formalizarse como nuevo periodo geológico por parte de la Comisión Internacional de Estratigrafía y otras instituciones geológicas vinculadas con este tema.
Entiendo que es más adecuado hablar de ‘Edad Antropocena’ puesto que la 'edad' se corresponderá, en el futuro geológico, con un ‘piso’ o conjunto de rocas que se podrán identificar y que se depositan en pocos millones de años.
En definitiva, el hombre puede estar cambiando la superficie de la Tierra pero la estructura de la misma es ajena a sus cambios. Este es el motivo por el que no parece adecuado usar ese término.

-¿Qué significa un cambio de era geológica, profesora?
-En los cambios de era la Tierra sufre cambios estructurales a gran escala. Por ejemplo: la orogenia –movimiento tectónico que da lugar a la formación de grandes cordilleras- Hercínica marca el final del Paleozoico: las grandes masas continentales se unen formando la Pangea.

-Al margen de que creamos o no en este supuesto, lo cierto es que el hombre ha transformado de forma muy intensa el planeta en los dos últimos siglos y las consecuencias ya empiezan a evidenciarse: calentamiento global, efecto invernadero, cambio climático, extinción de especies...
-Sí, el hombre está afectando a la biodiversidad de un modo importante: el número de especies animales y las poblaciones se están reduciendo por la ocupación de sus ecosistemas, la actividad humana y por efecto de la contaminación creciente. Las evidencias están ahí y son incontestables. El factor humano influye en la disminución de la biodiversidad, en la composición química de la atmósfera y en la superficie de la Tierra.

-¿Usted, como experta geóloga, cree que hay tiempo para rectificar?
-Para algunas especies ya es tarde. El hombre las ha extinguido completamente o las ha llevado a un punto de no retorno. Pero aún se puede preservar una riqueza y biodiversidad muy importantes con medidas de protección de espacios naturales y especies, de orientación de la actividad humana o de gestión de residuos industriales y naturales, entre otros.
En cuanto al clima y a la emisión de gases de efecto invernadero, parece necesario promover el uso de fuentes de energía renovables que garanticen un suministro a los seres humanos con mínimos efectos colaterales (como es la generación de CO2). Pero ni están disponibles con carácter general, ni optimizadas para poder competir con las fuentes tradicionales, lo que las hace situarse en un lugar complementario.
¿Tiempo para reaccionar? Si el calentamiento global fuese fundamentalmente de origen antropogénico y los modelos climáticos fuesen más exactos, se podría responder a esa cuestión. Hay que recordar que todo lo que manejamos son teorías e hipótesis y las soluciones se han de proponer sobre problemas que son evidentes.

-Entonces, ¿qué cree usted que es el Antropoceno?
-En mi opinión, coincidente con otros expertos en este tema, el término Antropoceno es un concepto cultural, no científico, ni mucho menos geológico.
Haciendo mías las palabras de Stanley C. Finney (Presidente de la Comisión Internacional de Estratigrafía) el término Antropoceno será más útil como un periodo de la historia humana similar al Renacimiento o la Ilustración y tratar de definirlo como una unidad de la Escala del Tiempo Geológico que lo limita solo al impacto antrópico más reciente (los últimos 60 años) disminuye su valor.