Tesis doctorales, sinónimo de trabajo, dedicación y rigor

Jueves, 27 septiembre 2018 09:42

En las últimas semanas, la redacción y desarrollo de las tesis doctorales están en la primera línea de la información. La subdirectora de Coordinación y Logística CRAI-Biblioteca de la UAH, Maribel Domínguez Aroca, pone algunas luces sobre las sombras para que cualquier doctorando que inicia en estos días esa carrera de fondo que se llama tesis doctoral llegue a la meta sin tropiezos.

 

Para empezar, sería importante dejar claro que una tesis doctoral es la culminación de un proceso riguroso y original de investigación en el que el doctorando debe asegurarse de que su trabajo descubrirá algo novedoso dentro del ámbito de que trate el estudio, de ahí que sean tan importantes para la Ciencia. Como señala el reglamento de la UAH, ‘la tesis debe capacitar al doctorando para el trabajo autónomo en el ámbito de la I+D+i’.

-Lo primero y esencial: elegir un tema novedoso. Para conocer si el tema a abordar es original, conviene consultar recursos que localizan tesis ya leídas. Entre otros enlaces, se pueden consultar: Teseo, Dialnet, TDX, Rebiun, Recoleta-Tesis, Dark Europe, el portal de tesis latinoamericanas, Redial-Tesis, Ethos, OATD, OpenThesis o NDLTD.
-Una vez elegido el tema, habrá que localizar la bibliografía para el tema elegido y hacerlo, de forma sistemática y exhaustiva, en las fuentes de información adecuadas, lo que facilitará la construcción del marco teórico y permitirá fundamentar, de forma rigurosa y contrastada, los hallazgos y conclusiones propias. En este caso, se seguirán los pasos de cualquier otro trabajo de investigación, pero orientados a la tesis. En concreto: consultar la bibliografía clásica, según el tema a investigar y fundamentalmente utilizar fuentes actuales, para ello se consultarán de forma exhaustiva y utilizando estrategias de búsqueda adecuadas, los recursos electrónicos de la biblioteca (desde fuera de la universidad a través de la red privada virtual VPN) y otras fuentes y recursos acreditados (archivos, museos, bibliotecas, Internet, etc.).

-Organizar la bibliografía consultada y seleccionada, mediante un gestor bibliográfico, como RefWorks, que es con el que trabaja la UAH.

-Y lo fundamental y más problemático en estos días, ¿qué aspectos éticos son destacables en la escritura de la tesis doctoral? ‘La redacción de la tesis al plasmar trabajos e ideas originales hacen imprescindible tener en cuenta que citar las fuentes utilizadas (independientemente del formato) permite reconocer la labor de otros investigadores que han contribuido a generar conocimiento, mostrar el nivel de actualización de la tesis, difundir trabajos previamente publicados, así como dar al lector la posibilidad de ampliar contenidos al consultar las fuentes citadas. Todo ello, otorga fiabilidad a la labor de realización de la tesis y evita el plagio, al reconocer los méritos ajenos’, señala la experta.
A tener muy en cuenta: si se utiliza el parafraseo, hay que incluir la referencia bibliográfica original y no cambiar el significado de la intención de la fuente; al incluir una cita literal, es necesario indicar la fuente y entrecomillar el texto copiado, excepto cuando se cita algo del conocimiento común, como por ejemplo: ‘la tierra gira alrededor del sol’. Se debe solicitar los permisos pertinentes cuando se pretenda utilizar material de otros autores (gráficos, tablas, imágenes, etc.) y NUNCA plagiar. ‘Actualmente, la tecnología facilita tanto el plagio como su detección. Se cometerá plagio cuando se presentan ideas y palabras de otros autores como si fuesen propias, sin indicar de forma explícita de donde proviene la información; copiando frases, párrafos, ideas, gráficos, tablas, imágenes, etc. de un trabajo ajeno, tanto si está publicado como si no lo está, sin citar el original o reutilizando en la tesis trabajos ya publicados por el autor o partes de ellos, como si fuesen originales, sin citarlos ni referenciarlos. Esto último se denomina auto-plagio’.
En definitiva, ‘cometer plagio en la redacción de la tesis es una conducta antiética, erosiona la honestidad académica, el esfuerzo personal, la creatividad e innovación y el autor pierde su credibilidad’, estima Domínguez, quien agrega a las conductas de plagio conductas deshonestas e inadecuadas, que también hay que evitar, como presentar información que no existe, inventando o falsificando datos o distorsionándolos; no corregir interpretaciones erróneas de datos observados en artículos de otros o incluir citas incorrectas, omitir citas relevantes o contrarias a la posición del autor, añadir referencias bibliográficas no consultadas, etc.

-Ya para acabar. Si aún quedan dudas, Domínguez recomienda, sobre todo, que el doctorando tenga un diálogo frecuente con su director de tesis y consulte, para buscar información, a los bibliotecarios.

(Para ampliar conocimientos, en la UAH se puede consultar el catálogo de la Biblioteca y el Buscador. Además, la página web de la BUAH ofrece información y ayuda sobre: ética de la publicación científica, organizaciones que trabajan para fomentar la ética y las buenas prácticas en la comunicación científica, el plagio y herramientas anti-plagio, derechos de autor, cómo citar y guías de estilos, recursos y ejemplos y vídeos realizados por CRUE-TIC-Rebiun: ‘El plagio y la honestidad académica’, ‘Cómo citar y elaborar referencias bibliográficas’).

 

Archivo