Los alumnos de grados ambientales son 'más sostenibles', pero su paso por la universidad no mejora sus hábitos cotidianos

Martes, 30 abril 2019 10:56

Estudiantes de Brasil, Emiratos Árabes y España fueron encuestados sobre sus compras, modo de transporte y otras actividades cotidianas. El país no influye, pero sí el género: las mujeres están más concienciadas.

 

El estudio, realizado por la Cátedra de Ética Ambiental “Fundación Tatiana Pérez de Guzmán el Bueno” – Universidad de Alcalá, se basa en una encuesta a 1.011 estudiantes de tres universidades públicas de Brasil, Emiratos Árabes y España (Universidade Federal do Ceará, United Arab Emirates University y Universidad de Alcalá, respectivamente), diferenciándose entre alumnos de grados relacionados con el medio ambiente (Biología, Ciencias Ambientales, Geografía, etc.) y otros no relacionados (ingenierías, Económicas, Derecho, etc.).

Los resultados indican que los alumnos de grados relacionados con el medio ambiente tienen hábitos más sostenibles que los de otras disciplinas (según dos de los tres indicadores). Sin embargo, en un análisis posterior dirigido específicamente a los alumnos de estudios relacionados con el medio ambiente, se encontró que los de últimos cursos no tienen hábitos significativamente mejores que los recién llegados a la universidad. En la muestra española se llegó a dar el caso de que los hábitos de los alumnos que están finalizando sus estudios universitarios eran incluso ligeramente peores que los de los primeros cursos.

Entre los factores de control analizados, se encontró que el país de origen en este caso no influía en la sostenibilidad de los hábitos de los alumnos, mientras que el género sí parecía influir en el caso de España y Brasil, ya que según las encuestas las mujeres tienen hábitos más sostenibles (en la muestra de Emiratos Árabes, el factor género no resultó ser significativo).

La encuesta evaluaba una autovaloración de los estudiantes para 25 hábitos cotidianos, incluyendo aspectos relacionados con la alimentación, transporte, compras, reutilización, reciclaje o voluntariado ambiental, entre otros. El comportamiento pro-ambiental se estimó según tres indicadores:  1) la suma de los valores de los 25 hábitos muestreados; 2) su clasificación en uno de los dos grupos de sostenibilidad generados por un análisis de conglomerados (grupo “más sostenible”, grupo “menos sostenible”); y 3) la autopercepción del consumismo de los estudiantes, definida por la proporción de sus compras ordinarias que consideran necesidades básicas.

El análisis plantea un interesante debate sobre si la educación ambiental universitaria debería tener impacto no sólo en los conocimientos, sino también en las actitudes y el comportamiento práctico de los alumnos.

Referencia bibliográfica: Emilio Chuvieco, Mario Burgui, Edson Vicente Da Silva, Khalid Hussein, Khaula Alkaabi. “Factors affecting environmental sustainability habits of university students: Intercomparison analysis in three countries (Spain, Brazil and UAE)”. Journal of Cleaner Production, 198 (2018) 1372-1380. https://doi.org/10.1016/j.jclepro.2018.07.121

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Archivo