La Universidad de Alcalá, presente en los Premios Nacionales de Investigación en Medicina del Deporte

Miércoles, 27 marzo 2019 12:19

La Universidad de Alcalá, representada por el investigador Pedro L. Valenzuela, participa en los trabajos que han conseguido el primer y segundo premio.

 

El pasado 21 de marzo se comunicaron los ganadores de los XX Premios Nacionales de Investigación en Medicina del Deporte, organizados por la Universidad de Oviedo y patrocinados por Liberbank. Los premiados fueron elegidos entre 23 trabajos de gran nivel realizados por investigadores nacionales e internacionales.  

El jurado decidió de forma unánime que el primer premio recayese en el trabajo “Beneficios de un programa de ejercicio físico intrahospitalario en niños con cáncer”. En este trabajo, liderado por Javier S. Morales y Alejandro Lucía (Universidad Europea de Madrid), y del que el investigador de la UAH Pedro L. Valenzuela es co-autor, se demuestra en 169 niños diagnosticados con cáncer pediátrico que un programa intra-hospitalario de ejercicio físico es seguro y aporta importantes beneficios a nivel cardiovascular, reduciendo además el tiempo de hospitalización. Como comenta Pedro L. Valenzuela: “Estos resultados son de una gran relevancia clínica. Por un lado, muestran que el ejercicio puede ser realizado dentro de los hospitales en una población en la que tradicionalmente ha habido un cierto ‘temor’ a realizar esfuerzos físicos. El estudio muestra además importantes beneficios del ejercicio en la función ventricular de los niños, que tiende a deteriorarse como consecuencia de los agresivos tratamientos a los que son sometidos estos pacientes. Por último, el hecho de que se disminuya la duración de las hospitalizaciones no sólo repercute positivamente en los niños y sus familias, sino que también supone menores costes económicos para el sistema sanitario”.

Además, la Universidad de Alcalá estuvo también presente en el trabajo galardonado con el segundo premio, titulado “Ejercicio gestacional y salud materna y del descendiente: análisis de dos ensayos clínicos aleatorizados y seguimiento a largo plazo” liderado por la investigadora María Perales (Universidad Camilo José Cela), y en el que Pedro L. Valenzuela es también co-autor. Este trabajo muestra los beneficios que un programa de ejercicio supervisado (1 hora, 3 veces a la semana) puede aportar a las mujeres durante el embarazo (se estudiaron un total de 1348 mujeres), disminuyendo el riesgo de diabetes e hipertensión gestacional así como de una ganancia de peso excesiva. Además, aquellas mujeres que hicieron ejercicio en el embarazo recuperaron antes su peso tras el parto. Y no sólo eso, los niños de estas mujeres tenían menos riesgo de nacer con un peso excesivo en relación con las que no hacían ejercicio. “Uno de los hallazgos que debe ser más remarcado es que el programa de ejercicio fue totalmente seguro. Las mujeres realizaron ejercicio hasta la semana 38-39 de embarazo y no se observó ningún efecto adverso ni en la madre, ni en el hijo, ni en el parto. Es más, el ejercicio aportó importantes beneficios tanto para la salud de la madre como del niño, y estos beneficios fueron especialmente marcados en aquellas mujeres que eran sedentarias, pero comenzaron a hacer ejercicio en el embarazo. Los resultados son muy llamativos porque el embarazo ha sido clásicamente relacionado con un periodo en el que no se debe realizar mucho ejercicio, y menos si antes no se hacía. Este trabajo pone en entredicho tal afirmación, mostrando la relevancia del ejercicio [supervisado por profesionales] en este periodo incluso en personas previamente sedentarias”, comenta Pedro L. Valenzuela.

Estos trabajos, así como los otros presentados en esta convocatoria ponen de manifiesto la gran importancia que la Medicina del Deporte y el ejercicio físico en general está tomando en la última década. “Cada vez más evidencia apoya los beneficios del ejercicio en la salud no sólo de la población general, sino también en poblaciones clínicas como pacientes oncológicos, en mujeres embarazadas, o en personas de muy avanzada edad. Todavía no somos totalmente conscientes de los beneficios que puede aportar, o al menos eso reflejan las altas tasas de sedentarismo actuales y la escasa prescripción de ejercicio por parte del personal sanitario”, concluye Pedro L. Valenzuela.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Archivo