El Dr. Cuadros de la UAH asegura que el sistema sanitario español está bien preparado para afrontar una posible epidemia por coronavirus

Viernes, 28 febrero 2020 09:55

 

El coronavirus es un virus RNA que puede mutar con facilidad y podría variar su virulencia y capacidad infectiva para el ser humano durante el curso de la epidemia. La letalidad global de este brote es de 2,8 %, muy inferior a la del SARS (que fue del 10 %) o del MERS (que fue del 30 %).

 

 

coronavirus notaEl brote de coronavirus con origen en la región china de Wuhan continúa de máxima actualidad desde su estallido en diciembre del año pasado por la manera en la que se está propagando a otros países y el número de fallecidos que está dejando a su paso. A fecha de 25 de febrero, según datos de la OMS, se habían confirmado 80.134 casos y 2698 fallecidos. En España ya son 15 los infectados y las cifras van creciendo con el paso de los días.

Según el Dr. Juan Cuadros, responsable del Servicio de Microbiología Clínica del Hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares y profesor de la UAH, se trata de ‘un virus nuevo con nombre propio (SARS-CoV-2). Es un virus RNA que puede mutar con facilidad y podría variar su virulencia y capacidad infectiva para el ser humano durante el curso de la epidemia. Este es uno de los motivos principales de la alerta internacional emitida por la OMS. Conocemos ya otros coronavirus de reciente aparición, como los virus causantes del SARS (síndrome agudo respiratorio grave) en 2003, y del MERS (síndrome respiratorio de Oriente Medio) en 2012’.

La letalidad global de este brote es del 2,8 %, muy inferior a la del SARS (que fue del 10 %) o el MERS (30 %), aunque su capacidad de propagación es muy superior y por este motivo el gobierno chino ha adoptado medidas extraordinarias que se han aplicado por primera vez en la Historia, como poner en cuarentena a millones de habitantes en una mega-ciudad como Wuhan.

Lo más importante en una situación como esta es ‘mantener la calma, evitar viajar a las zonas afectadas y, si la epidemia se propagara por nuestro territorio, seguir en todo momento las instrucciones de prevención de las autoridades sanitarias. Nuestro sistema está bien preparado para identificar y aislar cualquier paciente infectado y, además, contamos con excelentes profesionales y la experiencia previa del brote de Ébola’.

Medidas de higiene para la prevención

Para prevenir contagios, el doctor recomienda la aplicación de medidas de higiene sanitaria como estornudar sobre pañuelos de papel y luego desecharlos, lavarse bien las manos durante 20 segundos con agua y jabón, o soluciones alcohólicas con una concentración mínima del 60 %. Estos son consejos sencillos que todo el mundo puede seguir y se utilizan ya para otras infecciones como la gripe. Además, conviene no tocar los ojos, la nariz, ni la boca con las manos sucias, evitar el contacto estrecho con personas enfermas y no acudir al trabajo o la escuela si estás enfermo. Uno de los asuntos clave que todavía no está muy claro es la capacidad el virus para ser transmitido por las personas infectadas antes de tener síntomas o con las heces, lo cual dificultaría en gran medida el control de la epidemia. 

Emergencia periódica de nuevas enfermedades

El doctor Cuadros espera que las medidas de contención reduzcan en la medida de lo posible la extensión de la epidemia, ‘aunque parece bastante probable que siga extendiéndose por todo el mundo’. También advierte que deberíamos acostumbrarnos a la ‘emergencia periódica de nuevas enfermedades causadas por gérmenes procedentes de reservorios animales’. De hecho, gran parte de las enfermedades infecciosas que afectan actualmente al ser humano están causadas por microorganismos patógenos de animales que, debido a un cambio en su capacidad infectiva, encontraron la forma de invadir nuestro organismo. Este proceso se acelera hoy en día con la globalización y, debido al flujo constante de viajeros internacionales, un virus que se transmite por vía aérea puede diseminarse con gran rapidez por todo el mundo. La buena noticia es que actualmente la mayoría de los centros internacionales de investigación están conectados y pueden compartir información, microorganismos y muestras de pacientes en cuestión de horas y esto permite encontrar métodos diagnósticos en días, nuevos tratamientos en cuestión de meses y vacunas en menos de dos años, como ya ocurrió con la epidemia del Ébola. 

Por último, es importante no hacer caso a las opiniones de los falsos expertos ni a los múltiples bulos que circulan por Internet y los diferentes servicios de mensajería electrónica y es recomendable buscar información en medios oficiales y verificados. En su opinión, en una sociedad multicultural como la española, ‘debemos huir de actitudes xenófobas y respetar a la comunidad china que reside en nuestro país y tiene la misma probabilidad de infectarse que nosotros si no ha visitado las regiones afectadas’. Y añade que tampoco es necesario llevar mascarillas fuera de las áreas epidémicas, como se está viendo actualmente en la calle y aeropuertos.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Archivo