'Queridos Reyes Magos...': una carta llena de ilusión

Viernes, 03 enero 2020

El diario digital de la UAH recupera algunas noticias relacionadas con estas fechas festivas y otras que pueden ser interesantes en un tiempo de comienzo en el que nos marcamos nuevos objetivos.

 

El Archivo de Escrituras Cotidianas de la UAH guarda muchos tesoros. Hoy desvelamos uno de los más emotivos y sentimentales: una colección de cartas a los Reyes Magos donadas por una oficina de Correos de Barcelona entre los años 2003 y 2008.

La comunicación epistolar tradicional se ha convertido en un elemento a conservar. Cada vez es más inusual recibir o escribir una carta o una postal con carácter personal. Pero, afortunadamente, hay tradiciones hermosas que todavía no han muerto, y una de ellas es la carta a los Reyes Magos.
Antonio Castillo.

En el Archivo de Escrituras Cotidianas del grupo de investigación LEA y del Seminario Interdisciplinar de Estudios sobre Cultura Escrita (SIECE) que dirige el profesor de Historia de la Cultura Escrita, Antonio Castillo Gómez se guarda como un tesoro una importante muestra, con más de 5.000 ejemplares, de cartas a los Reyes Magos que donó una oficina de Correos de Barcelona durante los años 2003 a 2008, con la excepción de la Navidad de 2006. Además de este fondo se conservan alguna cartas aisladas de años anteriores, en concreto de la década de los sesenta del siglo pasado.

Estas cartas a los Reyes Magos son el símbolo de muchas cosas. Tal vez la más importante es demostrar que la ilusión y la magia nunca mueren, ni en los niños ni en muchos adultos; pero igualmente es relevante señalar cómo los medios electrónicos empiezan a dominar en este ámbito epistolar. En este sentido, las cartas archivadas en la UAH son un ejemplo claro del declive de un medio y un modo de escritura que no desaparecerá mientras vivamos en sociedades de consumo.
Antonio Castillo explica en esta entrevista cómo surgen las cartas a los Reyes Magos y muestra cómo a pesar de la evolución, todas ellas encierran unas características comunes esenciales: guardan los sueños de los niños, las expectativas de los adultos y el deseo inconfesable de todos porque el mundo sea un lugar más apacible en el que vivir.

-Las cartas a los Reyes Magos es una tradición relativamente ‘joven’, profesor
-Es complicado decir cuándo empiezan a existir las cartas a los Reyes Magos, pero parece que todo apunta a que fue a finales del siglo XIX, en el marco de los cambios que acontecen a esta etapa de la historia: por un lado la industrialización del papel, que puso a disposición de la gente soportes distintos para la comunicación postal; el desarrollo del correo postal, el de la alfabetización y, al mismo tiempo, el del consumo, del ocio y, en relación con éste, el mundo del juguete. Todo eso provocó que a finales del siglo XIX la burguesía empezara a tener como hábito el regalo durante la Navidad. En ese mismo marco, se empiezan a documentar las cartas a los Reyes Magos. De hecho, en algunos de los archivos de escritura popular que coordinamos en la UAH a través de la Red de Archivos e Investigadores de la Escritura Popular (RedAIEP), concretamente en el Archivo de Terque, en Almería, se conservan cartas a los Reyes Magos de la década de los 90 del siglo XIX. En la Biblioteca Nacional también se conservan prospectos comerciales para escribir a los Reyes Magos de ese mismo período, lo que demuestra que ya entonces se crearon soportes específicos para escribir a los Reyes Magos por parte de los grandes almacenes.

-¿Ha ido evolucionando este tipo de cartas?
-Sí se observa un cambio del lenguaje. Como digo, inicialmente fue un producto en manos de la burguesía que poco a poco se fue generalizando y, en ese sentido, se percibe un cambio en el lenguaje, en los modos. En la segunda mitad del siglo XX este tipo de cartas se generaliza y se pueden ver modos lingüísticos propios de las personas menos instruidas, de niños poco alfabetizados. Se observa también una evolución de la escritura, porque permite ver cómo los niños empiezan a tener sus primeras destrezas en el uso de la lengua.
En las cartas que conservamos en nuestro archivo también se contempla la vitalidad de fenómenos como la inmigración en España. No son mayoritarias, pero en este fondo el 66% de las cartas están en castellano, aunque proceden todas de Cataluña, el 33% están en catalán y el resto están en otras lenguas: inglés, francés, italiano..., pero también polaco o rumano.

-La estructura de estas cartas sí que no ha cambiado mucho, profesor Castillo
-Es cierto, casi siempre empiezan con una fórmula muy estereotipada: ‘queridos Reyes Magos’ y continúan con una relación de peticiones. No se han estudiado mucho en aspectos relacionados con los usos de la lengua o de la comunicación escrita, pero sí hay estudios sicológicos y sociológicos importantes. Ha interesado ver cómo la carta a los Reyes es fruto de la necesidad de los niños de tener otros referentes distintos a sus padres, necesitan confiar en los Reyes Magos, a los que se les asigna una condición de buenos y, por tanto, los niños buscan en los reyes ese perdón o esa comprensión que a veces no encuentran en su casa con su comportamiento.
Mediante estas cartas, por otro lado, también se han realizado estudios sicológicos, porque en la medida que contienen peticiones asociadas al consumo de niños, permiten radiografiar la sociedad y la evolución del propio juguete, desde los más artesanales hasta los electrónicos, que son los que se han impuesto en la actualidad.

-Tenéis en vuestras manos un pequeño tesoro de emociones, de inocencia, de intimidad...
-Es verdad que hay algunas cartas muy breves, prácticamente telegráficas, porque sólo hay un listado de las cosas que se piden a los Reyes Magos, pero hay otras muy personales, llenas de afectos, de amor, de emoción, porque los niños tienen la necesidad de presentarse como merecedores de los regalos, tratan de captar la atención de los reyes para convencerles de que son dignos de recibirlos.
Llama la atención que en muchos casos estas cartas incluyen dibujos o, incluso, objetos dedicados a los reyes y hay que decir que algunas veces no sólo piden juguetes para ellos, sino que convierten la carta en una petición general para toda la familia y solicitan cosas como la paz mundial o la eliminación del hambre...