La Oficina Tecnológica y de Equipamiento de la UAH, más necesaria que nunca

Lunes, 08 marzo 2021

Todo el equipo de la Oficina Tecnológica y de Equipamiento (OTEC) de la Universidad de Alcalá ha trabajado duro durante todo el confinamiento para que pudiéramos trabajar y estudiar remotamente. Amparo Andreu, es la Directora de la OTEC que hoy, en el Día Internacional de la Mujer, nos explica en qué consiste su labor, tan necesaria para toda la comunidad educativa.

 - ¿A qué se dedica la OTEC?

En la Oficina Tecnológica estamos en continua búsqueda y análisis de nuevas y mejores herramientas tecnológicas, proponiendo soluciones que faciliten la excelencia en la docencia, investigación y las funciones administrativas, ofreciendo apoyo en la utilización de las TICs a los servicios de la Universidad y a sus entes dependientes. Desde la OTEC facilitamos los recursos tecnológicos, informáticos y audiovisuales a la Comunidad Universitaria, como es la dotación de aulas docentes y de informática, salas de videoconferencia, de actos, de grados, aulas magnas, laboratorios de idiomas, CAD, bibliotecas, y todo lo necesario para el personal de administración y servicios, personal docente e investigador. Así mismo, ofrecemos apoyo técnico presencial y online a los actos institucionales, congresos y seminarios, celebraciones de oposiciones, defensas de TFM, tesis doctorales, CRM Alumni, LMS Escuela de Emprendimiento, etc. También generamos contenidos multimedia para toda la Comunidad y nos ocupamos de los controles de accesos y de asistencia a clase, gestionamos la tarjeta universitaria inteligente, la aplicación móvil 'UAHesmóvil' y coordinamos, de manera centralizada, la adquisición de material tecnológico.

- ¿Cómo ha sido su funcionamiento durante el confinamiento?

Siempre tenemos un ritmo de trabajo bastante exigente, entre nuestras funciones, la de atender actos en directo y lanzar nuevos proyectos, de forma continua, lleva aparejado mucho estrés, pero esta situación ha sido la experiencia más dura. Ha puesto a prueba, como nunca antes, nuestras capacidades. Entre otras muchas cosas había que dotar, a toda velocidad, a todo el personal PDI, PAS y Estudiantes, del equipamiento que necesitaban para la nueva situación (seleccionarlo, testearlo, contratarlo, recepcionarlo, distribuirlo, configurarlo, instalarlo y entregarlo funcionando), en el menor tiempo posible, ya que la actividad académica no paró en ningún momento.

Al mismo tiempo, había que pensar en las necesidades tecnológicas que iban a ser necesarias en nuestras aulas, una vez pasara el estado de alarma. Todo esto, en un momento de gran escasez de medios y equipamiento en el mercado, pues todas las empresas e instituciones estaban en la misma situación y demandando los mismos medios, por lo que las negociaciones eran muy complicadas.

Afortunadamente, en la Oficina Tecnológica contamos con un equipo formidable de ingenieros y técnicos, que además de ser grandes profesionales, tienen un gran sentido de la responsabilidad y voluntad de servicio. Desde aquí quiero darles las gracias públicamente y reconocerles su trabajo en el día a día durante todos estos años y especialmente durante la pandemia. La Oficina Tecnológica no hubiese podido funcionar, como lo ha hecho ante esta crisis, sin la dirección, el empuje y el apoyo sin matices del equipo de gobierno. Hemos trabajado de forma especialmente estrecha con el Vicerrector de Grado y Estudiantes, con la Directora de Organización Docente y con la Fundación General de la Universidad.

- ¿Estaba la UAH preparada para poner en marcha la mayoría de sus clases online?

Desde hace tiempo venimos trabajando de forma intensa, desde diferentes servicios y en distintos frentes, para que la Universidad disponga de buenas herramientas tecnológicas, para la docencia la investigación y la gestión, aspecto este clave para el día a día, pero también para alcanzar los nuevos retos que se presentan. Aunque ha sido una situación totalmente inesperada, no contábamos con ello, pero por suerte, si algo tiene la Universidad son personas preparadas y con mucha capacidad, por lo que sí, creo que hemos demostrado que la Universidad estaba preparada, por lo que considero que la docencia se ha resentido muy poco, atendiendo a lo extraordinario de la nueva situación.

Desde la Oficina Tecnológica, apoyamos esta situación, dotando a los docentes de las herramientas tecnológicas que les facilitaran la adaptación de su docencia presencial a la docencia online. Colaboramos a diario y directamente con muchos profesores y hemos visto cómo han respondido al reto de forma admirable, sabiendo estar a la altura de las circunstancias. Quiero aprovechar la ocasión para transmitir mi más sincero reconocimiento.

- ¿Y para el teletrabajo?

Hemos teletrabajado muy poco, incluso durante el confinamiento estricto del mes de marzo, parte de nuestros técnicos tuvieron que mantenerse de forma presencial, con un gran esfuerzo, ya que no existían horarios, ni festivos, con el fin de garantizar que el resto de servicios pudieran seguir realizando sus funciones de forma remota, e intentar atender las necesidades más urgentes que se presentaban día a día. En cuanto a la Universidad en general, tras un primer gran ajuste, estamos todavía adaptándonos. Creo que el teletrabajo es algo positivo que ha venido para quedarse, pero que debe ser estudiado y regulado bien, para poder aprovechar todo lo bueno que puede ofrecer y paliar las posibles consecuencias negativas.

- ¿Cómo han visto aumentar sus servicios debido a la pandemia y a la creciente demanda de organizar actividades virtuales?

Ha sido complicado, pero creo que nos hemos adaptado bastante bien. En un primer momento se produjo una importante reducción en el número de actos y actividades presenciales a las que teníamos que dar cobertura, pero al mismo tiempo, vimos cómo se incrementaban deforma exponencial, las actividades virtuales y también como muchas actividades, que se transformaban en actos híbridos: presenciales y virtuales a la vez, generando un aumento de la demanda de nuestros servicios por parte de toda la Comunidad Universitaria.

Así mismo, esta situación ha generado una gran demanda de contenidos multimedia que sirvan de apoyo a la docencia, produciéndose un gran incremento en la generación de videos docentes (prácticas de laboratorio, píldoras docentes, webinars, másteres, ect). También cabe destacar al gran volumen de congresos y seminarios online y mixtos que se están desarrollando a lo largo de este curso, con gran aceptación.

- En el día de hoy se celebra el Día de la Mujer, ¿qué le gustaría aportar?

La Universidad puede considerarse un lugar privilegiado y en este sentido un referente dentro de la sociedad. Creo que hemos avanzado mucho en este sentido, y que las cosas se están haciendo bien, pero a pesar de ello, todavía queda mucho camino por andar, por lo que debemos seguir trabajando cada uno desde su ámbito, por conseguir un futuro igualitario.