José Antonio Portilla: 'Tenemos que fomentar el orgullo de pertenencia a la UAH'

Viernes, 03 abril 2020

José Antonio Portilla concede una entrevista a uah.esnoticia con motivo de su nuevo nombramiento como Director de la Escuela Politécnica Superior. Portilla comenta cuales serán sus principales retos, objetivos y proyectos en esta nueva etapa que ahora comienza.

-¿Cómo afronta este nuevo reto como director de nuestra Escuela Politécnica Superior?

Pues la verdad, que como se afrontan todos los retos, con ilusión, responsabilidad, mucho entusiasmo, una pizca de temor reverencial y prudencia. Sobre todo mucha prudencia. La Escuela es un entidad especial, llena de profesores fabulosos de los que es posible aprender en todos los planos, con estudiantes brillantes y un PAS muy implicado. Esto hace que se puedan afrontar muchos proyectos, abordar mucho trabajo, hay muchas personas remando en la misma dirección. Pero las expectativas sobre los resultados también son elevadas.

-¿De qué manera su expertise se va a ver reflejado en el cargo? ¿Qué puede aportar desde su conocimiento y amplia trayectoria previa?

Siempre que me hablan de `amplia trayectoria´ o conocimiento previo, o como en algunos sitios cuando te califican como 'experto en', me siento un poco azorado. Tengo 43 años, con lo cual, más que todo esto, me considero alguien con la suerte de tener un futuro con buenas expectativas, debido principalmente, a la gente con la que he tenido la suerte de trabajar y que me ha enseñado muchas cosas. Creo que, a mi equipo, repleto de profesionales sobresalientes, le aporto la prudencia obtenida de haberme equivocado ya muchas veces y haber aprendido algo de ello. Prudencia que, junto con trabajo y valentía, hace que la máquina no pare de asumir nuevos retos.

Al tener una trayectoria de investigación ya madura, pero reciente, me permite ser más sensible con las aspiraciones de nuestra plantilla de investigadores. Por otra parte, mi contacto con el mundo profesional, tanto por los contratos con empresas como por mi papel en el Colegio Oficial de Ingenieros de Telecomunicación, me hace tener una visión realista y práctica de las necesidades actuales de la ingeniería. Sin embargo, también tengo aspectos que mejorar. Por ejemplo, siempre he impartido docencia en cursos 'altos'. Por lo tanto, necesito tener más contacto con la realidad de los docentes de primer y segundo curso para ser sensible a sus necesidades.Jose Antonio Portilla

-¿Qué proyectos nuevos va a impulsar?

Tenemos multitud de proyectos a desarrollar. Si la tecnología evoluciona, el mundo profesional cambia, y la ingeniería se trasforma, nosotros como Escuela, tenemos que hacerlo con ella. Esto no implica desmontar lo existente o hacer cambios a lo loco, pero si una adaptación constante al entorno. La gestión interna tiene que digitalizarse. Todavía hacemos muchas cosas tanto 'en papel' como 'manualmente'. Con ayuda del PAS y del PDI, estamos generando aplicaciones que nos permitan optimizar los procesos, como una de gestión de Guías Docentes, una de gestión de aulas y horarios y otra para la gestión de TFG’s. Si son exitosas y, con ayuda del equipo rectoral, que ya está en ello, a lo mejor pueden exportarse al resto de la Universidad. En la docencia, es imperativo que mejoremos las tasas de las titulaciones existentes, para lo cual habrá que tomar decisiones complejas y realizar importantes sacrificios. También debemos implantar dobles grados, como el de Informática + ADE que está teniendo mucho éxito en otras Universidades. Incluso estudiar nuevas titulaciones, pero teniendo muy en cuenta la demanda real de profesionales así como los recursos existentes, tanto humanos como de equipamiento.

-¿Qué huella le gustaría dejar en su dirección?

Esto es algo que tengo claro desde el primer minuto en que la Escuela otorgó su confianza al primer equipo que tuve el honor de liderar. Me gustaría que, después de estos 6 años, la Escuela estuviese cohesionada, compactada, unida e ilusionada con objetivos y proyectos comunes. Estamos en ello, la colaboración con los directores de departamento es sobresaliente, trabajamos muy bien juntos y, por que no decirlo, también nos divertimos haciéndolo, y es que el ambiente es muy bueno. También la colaboración con las Delegaciones de estudiantes ha crecido de manera exponencial. Creo que nos falta un poco de ilusión, de creernos que somos buenos, pero teniendo en cuenta las circunstancias , habiendo pasado la crisis que hemos tenido y actualmente con la pandemia del coronavirus, creo que estamos en la buena dirección.

-Aunque es muy extensa, pero ¿podría hablarnos brevemente de su trayectoria profesional y docente?

La verdad, no me gusta hablar demasiado de mi mismo. Mi trayectoria investigadora es razonablemente buena, pero no es mi trayectoria, sino nuestra trayectoria. En el grupo de investigación en el que me integro, dirigido por Sancho Salcedo, funcionamos como una máquina perfectamente engrasada, donde cada uno conoce su función, sus puntos fuertes y los aprovechamos al máximo. De lo que creo que estamos más orgullosos es que la investigación que hacemos la podemos transferir vía Art. 83 o cátedras de empresa a la Sociedad. Además de la producción científica en forma de artículos en el Journal Citation Report (JCR).

En la parte docente, no soy yo quien debe decirlo sino los estudiantes. Creo que no lo hago mal y tengo el privilegio de impartir asignaturas en los ámbitos que trabajo, comunicaciones móviles y regulación, por lo que puedo aplicar mi experiencia profesional en las clases. Una de las cosas de las que más orgulloso estoy es que en el año 2011, a propuesta de los propios estudiantes, se me concedió el premio al mejor docente de la UAH otorgado por el CEU-UAH, por lo que siempre les estaré agradecido.

-Por último, ¿qué mensaje quiere mandar a la comunidad universitaria?

Se me ocurren muchas cosas, todas ellas positivas. La primera, que tenemos que fomentar el orgullo de pertenencia a la UAH. Nuestra universidad, por su situación, historia y tamaño, es idónea para adaptarse rápidamente a circunstancias cambiantes y a aprovecharlas en nuestro beneficio. Tenemos una combinación de profesorado joven, muy bien capacitado y con muchas ganas de trabajar con profesorado con muchísima experiencia y contactos que pueden ser aprovechados. Estamos en el Corredor del Henares, un lugar industrial de primera línea. Nuestros estudiantes son muy bien valorados en las empresas. En definitiva, lo tenemos todo. Nos hace falta creérnoslo y sobre todo continuar trabajando mucho. Nos esforzaremos al máximo, intentando no caer en pesimismos e indolencia.