Es estudiante de doctorado en la UAH, donde prepara una tesis sobre sintaxis del español, y es también el flamante ganador del concurso ‘Dominas la lengua’, una propuesta que ya ha cumplido su 7ª convocatoria con un rotundo éxito de participación, y en el que los concursantes se someten a 4 rondas eliminatorias resolviendo problemas de expresión escrita en lengua española.

Diego Romero se considera ‘un lingüista vocacional’ que ‘nunca pierde la oportunidad de andar dándole vueltas a cualquier palabra o construcción que me llame la atención cuando las oigo en los medios o en las conversaciones de cada día’, así

Diego Romero.
que sus amigos le llaman a veces ‘friki de la lengua’.

-¿Por qué te inscribiste en el concurso? ¿Qué te atrae de este tipo de iniciativas? ¿Era la primera vez que te presentabas?
-Lo vi a través de la página de la Universidad y pensé que, aprovechando lo poco que sé realmente sobre gramática, podía conseguir el premio, que es un libro electrónico, y regalárselo a mi hermana pequeña, en mi ‘obsesión’ continua de aficionarla a la lectura. Y sí, era la primera vez que me presentaba a un concurso de este tipo.


-Has superado cuatro vueltas, ¿qué es lo que te ha resultado más difícil, la pregunta más complicada?
-La pregunta más complicada para mí quizá fue una relacionada con los tipos de ‘se’ en español. Sé que es un tema que te empiezan a explicar ya en el instituto, pero debe ser que no he dado aún con un profesor que me lo haya dejado claro y, a estas alturas, aún sigo teniendo mis dudas. Aunque bien pensado, quizá no sea tan malo no tenerlo claro del todo, pues eso es señal de que muchas veces uno no se conforma con lo que le cuentan y decide que sería bueno replantearse algunas cuestiones; y es esta la única manera de que el conocimiento, y en particular el conocimiento de nuestra lengua, pueda seguir avanzando.


-Más allá del premio, lo más importante, imagino, es el reto, la prueba superada…
-Realmente sí, porque quería comprobar si realmente era capaz de enfrentarme a un concurso de gramática que, al fin y al cabo, es la materia a la que me sigo enfrentando cada día. Además, me causaba cierto respeto que participase tanta gente. Yo pensaba que seríamos cuatro gatos y resulta que fuimos más de 80 concursantes.


-¿Cómo ves la salud del español?

-Soy bastante optimista respecto a este tema. El español cada día es una lengua más importante en el ámbito científico. Además es la tercera lengua más utilizada en la red y creo que este dato, teniendo en cuenta la sociedad informática en la que vivimos inmersos, es prueba de la inmejorable salud de nuestra lengua.
También pienso que contamos con la Asociación de Academias de la Lengua Española, que es fundamental para que ese español que avanza en todos los ámbitos, se mantenga siempre unido y progrese con la fuerza de una lengua única.


-Es tiempo de decisiones para miles de estudiantes, e imagino que tú eres un enamorado de la lengua, ¿por qué animarías a los futuros universitarios a optar por este tipo de disciplinas?
-Desgraciadamente las Humanidades se están convirtiendo en las grandes olvidadas del panorama científico en los últimos años, sobre todo desde que empezó la crisis. Con la excusa de que sin las Humanidades ‘podemos seguir viviendo y no nos vamos a morir ninguno’, se ha recortado muchísimo en estas disciplinas. Por ello, animo a todos los nuevos estudiantes que van a ingresar en la Universidad a que se planteen si de verdad las personas podemos continuar creciendo y la sociedad evolucionando si dejamos de lado las disciplinas que intentan entender la esencia del género humano, es decir, nuestra propia esencia. Les animo a que se metan de lleno, si es lo que les interesa, en los campos que buscan la comprensión de nuestro pasado, nuestro comportamiento, nuestra forma de comunicarnos …porque descubrirán que es un mundo de conocimiento realmente apasionante.