Plamen Ivanov
estudió Turismo y el Máster en Dirección de Empresas de Turismo en la UAH. Fue el primero de su promoción y ahora trabaja en Swissport, una empresa líder mundial en el sector de handling aeroportuario.

Plamen Ivanov se ha formado en la UAH. Aquí estudió Turismo y después el Máster en Dirección de Empresas de Turismo. Consiguió ser el primero de su promoción en ambos estudios. Ahora, trabaja en la firma Swissport, una empresa líder mundial en el sector de handling aeroportuario, a donde llegó como becario mientras estudiaba el máster.

Plamen Ivanov.


-¿Qué estudiaste en la UAH y cómo se consigue eso de ser el primero de la promoción en todo lo que uno lleva a cabo?
-Mi carrera universitaria estuvo siempre ligada a la UAH y más en concreto al ámbito turístico. Empecé mis estudios como diplomado en Turismo el año 2005 y posteriormente, en 2009 continué profundizando mis conocimientos con el Máster en Dirección de Empresas de Turismo de la UAH. Ser el primero de la promoción supone, por supuesto, un gran logro a nivel académico y más aún cuando estás rodeado de estudiantes brillantes. Sin embargo, de ningún modo lo considero un objetivo en sí, sino una consecuencia de la constancia en el trabajo diario, la motivación incesante, perseverancia, la continua aspiración a la mejora...

-¿Qué recuerdos tienes de tu paso por la UAH?
-Mi paso por la Universidad ha supuesto probablemente la etapa más feliz de mi vida. Allí coincidí con excelentes personas, compañeros, profesores, coordinadores y todos ellos dejaron una huella imborrable en mi vida. Más que con todos los conocimientos que he podido obtener, me quedo con las habilidades y capacidades adquiridas, la aptitud de afrontar con confianza y seguridad los retos que se avecinan en el futuro. En mi opinión, es en su capacidad de potenciar la personalidad de sus alumnos donde radica el verdadero valor de la universidad.

-Ser el número uno a nivel académico ¿facilita el camino a la hora de encontrar empleo?
-Sin lugar de dudas ayuda a causar una buena primera impresión. No obstante, no considero que pueda ser el causante de encontrar un empleo. Obtener buenas notas en los estudios debe ir acompañado por una actitud positiva e inquieta ante el conocimiento, una constante necesidad de mejora y disposición al esfuerzo y sacrificio.

-Háblanos de tu trayectoria profesional y en qué estás trabajando?
-Actualmente estoy trabajando en Swissport, la empresa líder mundial en el sector de handling aeroportuario. Entré como becario mientras estaba estudiando el Máster y afortunadamente después me contrataron, de modo que llevo ya un año y medio. Estoy en el departamento comercial de la división de la compañía en España. Trabajo junto al director comercial en la obtención de acuerdos con compañías aéreas, coordinación en el arranque de sus operaciones, seguimiento y valoración de la calidad de los servicios y de la satisfacción de nuestros clientes, investigación y seguimiento del mercado, así como en el desarrollo y colaboración en diferentes proyectos de gran envergadura. Es un trabajo que me demanda diariamente una mayor implicación y dedicación, a la vez que exige cada vez más conocer mejor el sector, su funcionamiento y evolución. Para mí esto supone un gran reto, de modo que mantiene y alimenta mi motivación y eso es lo que más valoro en mi trabajo. En realidad, tal y como está la situación del mercado laboral hoy en día, me siento un privilegiado por tener un trabajo en el que me siento valorado y motivado.

-¿Cómo ves tu futuro profesional?-
Realmente no me paro a pensar mucho acerca del futuro, vivo e intento disfrutar más del día a día. De cara al día de mañana, lo que más deseo es no perder el entusiasmo, la ambición y la energía con la que afronto los retos que se me presentan. Procuro creer que si uno intenta dar siempre lo máximo de su parte, acaba por obtener al menos la oportunidad para conseguir aquello a lo que aspira. Mi lema es: sé tú mismo y sigue mejorando.

-Un mensaje para los estudiantes de la UAH
-Ante todo, que tengan siempre una actitud positiva ante la vida y nunca dejen de luchar por aquello que les apasiona. Muchas veces cometemos el error de tomar con ligereza algunas decisiones, sin darnos cuenta de que precisamente nuestra reacción en esos instantes es la que marca nuestra verdadera personalidad. Es importante que uno no malgaste su tiempo y sepa fijarse unos objetivos que sirvan de motor e inspiración en su actividad diaria. La carrera universitaria es una etapa de largo recorrido y conviene fijarse metas a plazos más cortos, de modo que uno no pierda la motivación y la exigencia y vea cómo su esfuerzo se ve recompensado continuamente. Uno no debe venirse abajo en los momentos difíciles y ante los errores, lo contrario, la adversidad debe servir de estímulo para la autosuperación, mientras los propios fallos son nuestro mejor consejero.
Muchos de nosotros pueden estar desanimados por la actual situación económica y la dificultad de entrar en el mercado laboral. Ahora más que nunca hay que seguir con más persistencia los sueños que uno tiene. Lo primero que debemos preguntarnos es “¿Qué es lo que quiero?” y a partir de allí “¿Cómo puedo conseguirlo?”. Si somos capaces de responder a esas dos preguntas, estoy convencido de que tenemos más de medio camino hecho, ya que todo lo demás se consigue con mucho esfuerzo, constancia y buena voluntad.