María Angeles González
estudió y trabajó como becaria durante casi 20 años en la UAH. Ahora está en la Unidad de Arbitrajes de la División de Gestión y Procedimientos de Registro de la Subdirección General de Medicamentos de Uso Humano, en la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS).

En esta entrevista María Angeles González hace un repaso de su trayectoria en la UAH y describe cómo es ahora su trabajo en la AEMPS.

-Háblanos de tu trayectoria académica y como investigadora en la UAH

M. Angeles González.

-Me licencié en Farmacia en la UAH en el año 1996. Antes de licenciarme ya me había incorporado al Laboratorio de Farmacognosia (1995), cuando éste estaba adscrito al Departamento de Farmacia y Tecnología Farmacéutica, para preparar mi Tesina de Licenciatura (1997). Esta me sirvió de base para preparar la Tesis Doctoral (2000), que defendí cuando el Laboratorio estaba ya adscrito al Departamento de Farmacología. Después de esto estuve compatibilizando el trabajo como Personal de Investigador de Apoyo con el trabajo en Oficina de Farmacia, hasta el año 2009, año en el que entré en la AEMPS.

-¿Qué recuerdos guardas de tu paso por la UAH?
-A lo largo de 20 años de trayectoria por la Universidad, primero como estudiante y después como becaria, los recuerdos son muchos y, afortunadamente, la mayoría muy gratos. Recuerdo con especial cariño los más cercanos, los últimos, en los que estuve realizando la Tesis Doctoral con las profesoras Ana María Díaz Lanza y Lucinda Villaescusa Castillo, y después como Becaria en el Departamento de Farmacología, con el profesor Francisco Zaragozá García. Siempre me he considerado una persona muy afortunada por haber estado al lado de los mejores profesionales, que me han regalado lo mejor de sí mismos y han sido, además, las personas más humanas que he conocido.

-¿Cómo llegas a la AEMPS?
-Llego a la AEMPS en el año 2009, mediante los Convenios de Colaboración que mantiene la UAH con la AEMPS desde hace ya varios años. Entré como técnico contratado por la UAH con destino en la AEMPS. En la actualidad estoy directamente contratada por la AEMPS, pero no he roto en absoluto mi vinculación profesional ni personal con la UAH.

-Háblanos de la Agencia y cuéntanos qué actividad estás desarrollandol Para una farmacéutica debe ser un privilegio trabajar en el control de los fármacos que salen al mercado...
-Por supuesto que sí. Es un gran privilegio trabajar en al AEMPS, pero es a la vez una gran responsabilidad.
La AEMPS es un organismo adscrito al Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad, y es el último responsable de la autorización y registro de los nuevos medicamentos, pero también tiene otras muchas otras competencias, no menos importantes, como son la inspección y control de los laboratorios fabricantes, distribuidores y de los propios medicamentos, y la farmacovigilancia de los ya comercializados, entre otros.
Pertenezco a la División de Gestión y Procedimientos de Registro de la Subdirección General de Medicamentos de Uso Humano, y trabajo en la Unidad de Arbitrajes. Los Arbitrajes (Referrals) son procedimientos europeos que se utilizan para resolver discrepancias, divergencias y otros temas de interés comunitario que surgen entre los Estados Miembros, los Titulares de Autorización de Comercialización o la Comisión Europea, relativos a la calidad, seguridad o eficacia de los medicamentos, su autorización, suspensión o revocación. Los arbitrajes tienen una primera fase europea, en la que se evalúa aspectos de interés sobre un medicamento o clase de medicamentos, con objeto de obtener un único criterio sobre el punto a debate. Esta evaluación científica es vinculante para todos los Estados Miembros. En España, además, se implementan estas decisiones en los medicamentos genéricos, y es éste mi último objetivo.

-¿Cómo ves el futuro en el ámbito de la investigación para la producción de nuevos fármacos?
-El momento actual es un mal momento para los medicamentos innovadores, por la crisis económica que nos afecta, y que se deja sentir a todos los niveles. Pero es un sector fuerte que se nutre de buenos profesionales, así que se recuperará de este período. La investigación de los nuevos medicamentos debe ir encaminada, ahora más que nunca, a la búsqueda de nuevos nichos terapéuticos: enfermedades sin tratamiento curativo, nuevas necesidades terapéuticas, enfermedades crónicas y campos terapéuticos poco explorados, todo ello teniendo en cuenta lo que las nuevas tecnologías nos ofrecen.

-Un consejo para los estudiantes que no ven claro su futuro...
-El momento actual no es fácil para aquellos que terminan su carrera y tienen que acceder al mercado laboral, pero que no sea fácil no quiere decir que sea imposible. Es muy importante la formación y la formación continuada a nivel profesional, incluídos los idiomas, y la constancia y la perseverancia a nivel personal.