Un investigador de la Universidad de Alcalá, José Carlos Nieto, en colaboración con el centro público de investigación alemán GKSS, ha desarrollado un programa que detecta las olas gigantes, permitiendo conocer cómo evolucionan en el espacio y en el tiempo.

Existen otros sistemas que detectan estas olas anómalas, como las boyas de oleaje, pero la información que aportan no es tan completa. Las boyas miden la elevación de las olas en un solo punto del mar, por lo que no ofrecen la dimensión espacial. Este software, que ya comercializa una spin-off del GKSS, detecta en la imagen del radar el campo de oleaje y, a partir de ahí, prepararse para un “golpe de mar”, minimizando sus efectos.