El I Baile de Máscaras, con el Siglo de Oro como tema central, celebrado el 1 de febrero con motivo del Carnaval, otorgó su primer premio a Inés Díaz-Laviada, profesora de Bioquímica y Biología Molecular. Caracterizada como la Princesa de Éboli, Inés se llevó el gato al agua (un viaje para dos personas a Brasil) “por la fidelidad en el diseño del traje original, elaboración, imaginación e interpretación del personaje”, según la valoración del jurado. Desde uahesnoticia le damos la enhorabuena.

Caracterizada como la Princesa de Éboli, Inés Díaz-Laviada, profesora de Bioquímica y Biología Molecular de la Universidad, ha sido la ganadora del I Baile de Máscaras organizado por la UAH el pasado 1 de febrero con motivo del Carnaval.
- ¿Cómo viste la primera edición del Baile de máscaras?
Me hacía muchísima ilusión el baile de máscaras en un entorno tan histórico como es Alcalá y por eso me lo tomé con mucho interés. El Baile estuvo divertido.
- ¿Por qué elegiste la Princesa de Éboli?
El personaje de la Princesa de Éboli es muy atractivo por muchos motivos. Era una mujer intrigante, guapa, con influencia, conocida y de Pastrana. Es protagonista del segundo acto de la ópera D. Carlo de Verdi y un personaje de ópera siempre resulta atractivo para un disfraz. Me atraía mucho el que el palacio donde estuvo encerrada fuera ahora propiedad de la Universidad de Alcalá. Es más, alguna vez he acariciado la idea de hacer una ceremonia de inauguración del Master Oficial que dirijo en el Palacio de Pastrana y, como acto cultural, organizar una representación del segundo acto de D. Carlo, allí mismo, en el palacio donde estuvo Dña Ana de Mendoza, Princesa de Éboli.
- ¿Te costó mucho caracterizarte para el personaje?
Me costó bastante la caracterización porque vestía de forma lujosa. Pero tomé un retrato
de modelo y encontré en un desván un sombrero negro que perteneció a mi abuela. Poniéndolo perlas y otros adornos conseguí imitar el sombrero que llevaba Ana de Mendoza en el retrato. Lo demás fue cuestión de imaginación y de observación. Para el parche, le pedí un trozo de cuero al zapatero, que me lo regaló amablemente.
- ¿Mejorarías algo para ediciones siguientes?
Quizá como sugerencia para el próximo año, yo concedería el premio allí mismo, in situ, en caliente. Organizaría el acto en tres momentos: primero, entada y cóctel de bienvenida. Luego presentación de los personajes y fotos, seguido de las actuaciones mientras se reúne el jurado, entrega pública de premios y al final, el baile.