Determinadas enfermedades, como el Alzheimer, la esquizofrenia o el cáncer siguen siendo auténticas incógnitas para nuestra sociedad. Aún no sabemos cómo surgen ni cómo se previenen. Por eso, cada paso que da la ciencia en este ámbito supone un gran empujón hacia el descubrimiento de los enigmas de estas dolencias.

- Entrevista Alberto Ferrús, director del IC
- Los alumnos de Medicina opinan

La UAH, en su apuesta por la investigación y en colaboración con el CSIC, ha logrado, en virtud del convenio firmado el pasado miércoles 14 de febrero, que el Instituto Cajal (IC) tenga su sede en el Campus externo de la universidad. El IC es un Centro público de Investigación en Neurobiología perteneciente al CSIC que ha contribuido de manera decisiva al conocimiento de la estructura y el funcionamiento del Sistema Nervioso.
En palabras de Alberto Ferrús, director del Instituto Cajal, este proyecto surge por la necesidad de ampliar y diversificar las parcelas de estudio a las que se dedica la neurociencia. “Se trata de un proyecto innovador y pionero que mira hacia el futuro y que pretende competir con la ciencia de frontera que se hace en todo el mundo”, matizó.
Con este convenio se pretende, además, fomentar las relaciones entre los investigadores de las instituciones colaboradoras, establecer programas conjuntos de postgrado y favorecer que los investigadores tengan acceso a los laboratorios y recursos del Instituto Cajal.

2008, año de inicio de las obras
El IC, estará ubicado cerca de la facultad de Medicina, acogerá la actividad investigadora de 500 trabajadores y estará anejo a otro centro, el Instituto de Medicina Molecular Príncipe de Asturias (IMMPA), cuyo proyecto ya ha salido publicado en el BOE y está previsto que la primera piedra sea colocada en los próximos tres meses. Ambos institutos trabajarán de manera conjunta y estarán íntimamente relacionados con profesionales de la UAH, así como con empresas relacionadas con la biomedicina. Los resultados de estas investigaciones tendrán una aplicación práctica directa en los pacientes del Hospital Príncipe de Asturias.
La actividad del IC se centra, principalmente, en el estudio de enfermedades que surgen en el sistema nervioso. “El área más amplia es la del estudio de los orígenes de enfermedades, tanto aquellas que se producen a lo largo de la vida, como aquellas que se producen en el desarrollo embrionario”, comentó Ferrus y destacó también la importancia del estudio de la robótica y la inteligencia artificial, en definitiva de la investigación de las leyes que rigen nuestro sistema cerebral para poder aplicarlas a las máquinas y que éstas trabajen al servicio del hombre.

Instituto de Medicina Molecular Príncipe de Asturias
Por su parte, el IMMPA nace con la idea de desarrollar nuevas herramientas que permitan diagnosticar con mucha antelación enfermedades como el cáncer o el Alzheimer. Está comprobado que una buena parte de ellas tendrían curación si se determinaran con anticipación.
Con ambos proyectos, la Universidad de Alcalá estará a la vanguardia de las investigaciones neurobiológicas y se convertirá en un referente en el ámbito internacional para la comprensión de las enfermedades inmunológicas, inflamatorias, tumorales y del propio envejecimiento humano.
Porque sólo si se apuesta fuerte por la investigación en este ámbito y la ciencia y la medicina caminan juntas, podremos conseguir que lo que tienen de oscuro estas enfermedades comience a clarear y el futuro se presente esperanzador.