Dos ex-alumnos de la actual Facultad de Biología, Ciencias Ambientales y Química de la Universidad de Alcalá, Ana Isabel Caño-Delgado y Roberto Solano, forman parte del grupo de 58 científicos elegidos este año por la European Molecular Biology Organization (EMBO) para incorporarse a esta organización.

Esta distinción se concede anualmente a los científicos más destacados a nivel mundial en reconocimiento a la excelencia de su investigación en ciencias de la vida.

La elección como miembro de la EMBO es un reconocimiento a una trayectoria científica de excelencia, prueba de ello es que 84 miembros y miembros asociados de la EMBO han sido galardonados con el Premio Nobel. Además, la estudiante alcalaína es es la única mujer de todos los recién incorporados, entre los que se encuentran solo 4 investigadores españoles y dos de ellos se formaron en la UAH.

Ana Caño, licenciada en Ciencias Biológica en la UAH, es científica del CSIC y lidera el grupo de investigación en el CRAG (Centro de Investigación en Agrigenómica de Barcelona) – donde investiga los procesos de señalización hormonal durante el crecimiento de la planta. Esta investigadora trabaja en los mecanismos moleculares utilizados por las hormonas esteroides vegetales para controlar el crecimiento y desarrollo de las plantas. Sus investigaciones más recientes, en las que ha combinado técnicas experimentales y computacionales, han permitido entender cuestiones fundamentales en biología como el control de la proliferación de las células madres por hormonas, o el papel de los telómeros en el envejecimiento de los seres vivos. También este año ha recibido un proyecto de excelencia de la European Research Council (ERC, Consolidator Grant) que le permitirá trasladar sus resultados del laboratorio en beneficio de la agricultura en condiciones de sequía.

Roberto Solano, que obtuvo en la UAH la licenciatura en Ciencias Biológicas y el Doctorado en Ciencias Biológicas, trabaja en la actualidad en el Centro Nacional de Biotecnología y su investigación se centra en el estudio de los mecanismos moleculares que utilizan las plantas para responder ante situaciones de estrés. La vía de señalización en la que se centran sus esfuerzos es la mediada por ‘jasmonato’, una hormona vegetal esencial para que las plantas puedan defenderse del ataque de patógenos.

Solano también ha sido reconocido por Thompson Reuters durante dos años consecutivos como una de las mentes científicas más influyentes del mundo. Sus trabajos han sido publicados en algunas de las revistas científicas más relevantes del mundo como Nature, Nature Chemical Biology o Plant Cell.