La comunidad universitaria guardó esta mañana un minuto de silencio en la puerta de los distintos edificios de la Universidad para condenar el atentado de Niza y en solidaridad con sus víctimas.