En marcha las obras de restauración de la fachada de la Capilla de San Ildefonso

Martes, 26 noviembre 2019

Se prolongarán hasta el mes de febrero, financiadas por el Consorcio Alcalá de Henares Patrimonio de la Humanidad, con un presupuesto de casi 100.000 euros.

fachadacapiden
En la imagen, los diseñadores del proyecto.

La Capilla de San Ildefonso es otro símbolo de la historia de la Universidad de Alcalá. Este edificio forma parte, junto con el Colegio de San Ildefonso, del origen primigenio de la Universidad y también es el espacio que alberga grandes símbolos, como el sepulcro del cardenal Cisneros, sin ir más lejos.

La fachada actual no es la original, que sería de tapiales y desapareció en torno a 1.600 para ser sustituida por la de piedra. Es interesante señalar que la portada (el arco de entrada) de esta fachada es más antiguo que el resto y es de distinta piedra. El paso del tiempo, el hielo que se forma en las fisuras y en las juntas de la piedra, las colonizaciones vegetales que se han ido asentando en diferentes puntos y las humedades de la zona más próxima al suelo han deteriorado esta estructura que a lo largo de los siglos ha tenido varias intervenciones de recuperación, la última en torno a 1960. En ese momento se realizó una intervención general que cerró las juntas de piedra con cemento y ‘bañó’ la portada con un recubrimiento que ha afectado a sus pátinas. La restauración que ahora comienza intervendrá sobre todos estos elementos y, en función de los estudios que se lleven a cabo a pie de obra y los que ya se han realizado previamente, durante la redacción del proyecto, se optará por las mejores soluciones para garantizar su conservación y recuperar en lo posible su aspecto original.

El proyecto, dirigido por José Luis de la Quintana, Elena Martínez y Jorge Delgado, es un trabajo multidisciplinar redactado en la Oficina de Gestión de Infraestructuras y Mantenimiento de la UAH, a partir de las investigaciones previas realizadas desde los puntos de vista arquitectónico, constructivo, arqueológico, petrológico y de restauración monumental.

La espadaña y los nidos de cigüeñas
La espadaña de la Capilla es uno de los elementos más reconocibles del edificio y también uno de los que está más deteriorados. Las labores de recuperación en este punto incluirán la retirada de los nidos de cigüeña actuales y la construcción de otros, con la asesoría del colectivo Ciconia.
La capilla, símbolo de la Universidad de Alcalá

Junto con el Colegio de San Ildefonso, como señalan los directores de la obra. la Capilla es ‘el corazón de la Universidad diseñada por Cisneros’. Cargada de historia y de símbolos, en ella se encuentra el sepulcro de Cisneros, obra maestra de la escultura renacentista y probablemente el mejor retrato del Cardenal, ya que la cara se talló a partir de su mascarilla mortuoria. También contiene los enterramientos de los primeros, rectores y profesores de la Universidad originaria –muchos de ellos desaparecieron con la reforma de 1960, pero los más antiguos permanecen-  y la Capilla fue, en el origen, el lugar de encuentro y reunión, el espacio de ceremonias. Por tanto, como señalan los directores de la obra, es necesario no solo hacer una obra de recuperación física de la fachada, sino también recuperar los símbolos, los significados históricos de este edificio.

La capilla de San Ildefonso, construida entre 1500 y 1510 por encargo del cardenal Cisneros, fue trazada por Pedro Gumiel, con una sola nave y capilla mayor. En ella trabajaron artistas como Alonso de Quevedo (artesonados); Diego de Sada (púlpito); Juan de Borgoña (retablo original); Domenico Fancelli, Bartolomé Ordóñez, Pedro de Carona y otros (sepulcro del cardenal Cisneros), Nicolás de Vergara “el viejo” y su hijo Nicolás de Vergara “el mozo” (reja del sepulcro, parte de la cual se conserva en el Museo Arqueológico Nacional); Juan Francés (reja del arco toral); o los Santacruz y otros artistas (yeserías). Las vidrieras con motivos cisnerianos y la pintura mural entre los artesonados y las yeserías, son igualmente obras valiosas conservadas en ella.
En 1601, Juan Ballesteros sustituyó su fachada por la actual. Su portada renacentista tiene dos columnas que soportan un relieve alusivo a la imposición de la casulla a San Ildefonso, bajo un frontón curvo.

El conjunto se remata con una espadaña con dos arcos bajo un frontón partido coronado por un tercer arco con frontón curvo. Según la tradición, alojó las campanas hechas con el bronce de los cañones capturados por Cisneros en 1509 durante la toma de Orán.

La capilla que, como el resto de la manzana Fundacional, fue salvada por la Sociedad de Condueños tras la desamortización de la Universidad en 1836, es en la actualidad Bien de Interés Cultural, por lo que goza de la máxima protección patrimonial.